Curaduría de contenidos (porque todo o casi todo está en la red)

Que estamos sobrecargados de información y que no hay ser humano capaz de seguir el ritmo de los 100 mil tweets que se mandan por minuto, las 30 horas de videos que se suben a Youtube y las 3000 fotos que se publican en Flickr, es algo que hasta los más omnipotentes aceptamos.

Image

No solamente no somos capaces de procesar toda esta información  -a la que obviamente se suma la generada por los medios y los usuarios-, sino que además, ¡no queremos hacerlo!

El asunto de que haya tanto sobre tantos temas dando vueltas ha sido bautizado por Alfons Cornellá con una palabreja que suena a enfermedad: “infoxicación”, que no es otra cosa que “intoxicación de contenidos”.

Lo cierto es que no queremos infoxicarnos pero sí poder enterarnos o que nos lleguen aquellas noticias y actualizaciones que están potencialmente dirigidas a nosotros  como usuarios. Todo eso que  nos interesa y que muchas veces sentimos que nos perdemos.
 Para resolver el problema en cuestión y curarnos de la enfermedad, hay una no tan nueva figura llamada: “curador de contenidos”.
 El curador de contenidos, como dice Francis Pisani, “filtra el tsunami que a diario nos anega y facilita la interpretación de un material tan abundante como complejo”.  Considerando que “el más nimio acontecimiento desata un mar de notas, artículos, fotos, videos, foros de discusión y adaptaciones que a cualquiera abruma, la  organización del flujo resulta imprescindible. El curador es el editor que elige no sólo artículos, sino los tweets, fragmentos, fotografías o videos de mayor  sentido”.
 Realiza en definitiva esa selección y filtrado que los medios de comunicación tradicionales llevan haciendo desde siempre: seleccionan las noticias que creen más  relevantes y nos las ofrecen a nosotros, los destinatarios de la información.

 Sin embargo, al respecto lo que ha cambiado drásticamente es la gran oferta de contenidos disponibles en la web, los formatos y la super segmentación por temas.

 En su Manifiesto para el curador de contenidos, Rohit Bhargava, vicepresidente senior de Estrategia y Marketing para Ogilvy 360 Digital Influence, afirma que el curador de contenidos es alguien "que continuamente encuentra, reúne, organiza y comparte el mejor y más relevante contenido online de un tema específico. (.,..) Una persona cuyo trabajo no está enfocado en la creación de más contenidos, sino que su objetivo es darle sentido al contenido que otros están creando. Encontrar el mejor y más relevante contenido ya elaborado, disponible en la red. y presentárselo a la gente.”
Para Dolores Reig, un curador de contenidos es “un intermediario crítico del conocimiento, alguien que busca, agrupa y comparte de forma continua (recordemos la Real time web que vivimos) lo más relevante (separa el grano de la paja) en su ámbito de especialización”.

Pero, ¿qué hace falta para curar contenidos de calidad? ¿cómo saber qué vale la pena? “se requiere un ojo crítico, saber verificar fuentes, tener un nivel cultural consistente. Saber dónde está lo innovador y dónde está lo original”, afirma el especialista Jorge Hernández.
Hace falta también un criterio basado en el conocimiento y la experiencia, capacidad de análisis y de síntesis, y poder fijar niveles de relevancia. Por lo tanto, el factor humano filtrando y seleccionando es fundamental.

Pero además no se trata de republicar, sino de agregar valor a un contenido realizado por otro sumándole, por ejemplo, descripción, posibilidades de uso, metadatos (para su ubicación), relaciones con otros contenidos .

Todos nosotros de alguna manera “curamos contenidos” cuando seleccionamos los contenidos que nos gustan de otros usuarios, los clasificamos, comentamos y compartimos en nuestras redes. El ya mencionado Jorge Hernández afirma además que es importante que lo hagamos aplicando la regla 3 x 1, según la cual por cada publicación referida a nosotros, debemos actualizar o twitear 3 contenidos “curados” de modo de aportar a la red.
Es que compartir es la base de la participación, y el gesto implica una suerte de creación, ya que ese contenido se enlazará con otros  y ganará nuevos significados de acuerdo al contexto.

Cómo trabaja un curador de contenidos
Así como los bibliotecarios nos ayudan encontrar el libro o publicación que necesitamos entre las cientos de obras de una biblioteca, los curadores de contenidos identifican, recopilan, organizan y comparten la información que será más relevante para los usuarios a los que se dirigen. Quienes lo hacen bien, se preocupan por disponibilizarla de una manera accesible y más digerible para sus públicos. Aunque no son los creadores de los contenidos ni sus propietarios, nos los dan a conocer, nos los ponen al alcance de la mano y los envasan de un modo atractivo.
Para ello, un curador de contenidos:

1. Define los temas y subtemas interés
2. Busca y encuentra la información: cuenta con las herramientas para recabar y presentar de un modo atractivo aquella relacionada al tema de interés para sus públicos.
3. Lee, analiza y elige un enfoque: lee la información para, buscar el ángulo y enfoque que tiene más relevancia del tema que está cubriendo, de acuerdo también a su línea editorial, al interés de sus audiencias y a la coyuntura.
4- Enriquece el contenido y lo organiza: busca más datos y añade un valor. Ordena la información de modo que tenga sentido para sus audiencias y la clasifica con tags para poder encontrarla cada vez que la necesite
5. En ocasiones invita a especialistas para que contribuyan con su nota o les pide sugerencias a los usuarios
6. Le da continuidad a los temas importantes, los actualiza, los completa
7.  Sigue el lema: “Crea historias que crees que deban ser compartidas”-

Algunas herramientas de la red que facilitan el trabajo del curador de contenidos
 

 

Scoop.it

  Curated.by

 Pearltrees

También se puede usar información de social media:

Storify

  Storyful

 Yahki

  Chirpstory

En próximos post, más sobre las herramientas que sirven para curar contenidos y sus posibles usos.

Ilustración de Raúl Tristán

0 Comentarios


DEJE SU COMENTARIO