SITE ODISEO  |  ODISEO MEDIOS  |  FACEBOOK  |  YOUTUBE  |  TWITTER  |  LINKEDIN
De observadores a colaboradores: cómo dinamizar la participación en comunidades online

A medida que el mundo se va poniendo en red, algunos analistas consideran que la brecha digital ya no es lo importante y que el acceso a la red de la mayoría de la población no excluida socioeconómicamente es ya un hecho mayoritario.

En países como Argentina,  donde más del  67% de la población está conectada a Internet, empiezan a surgir otras cuestiones como la brecha de la participación, principalmente en las comunidades virtuales corporativas.

Según menciona Dolors Reig en “Trabaja diferente“, la falta de  participación es el indicador más repetido de fracaso en comunidades virtuales, pero desde Odiseo nos preguntamos: ¿Es la participación un factor fundamental para el éxito de todas las comunidades online? 

La respuesta parece ser no siempre.

Es importante tener en cuenta que las comunidades virtuales corporativas son creadas para cumplir distintos objetivos laborales o sociales, como pueden ser el desarrollo de un proyecto,  llevar a cabo una investigación, realizar una capacitación a distancia, intercambiar recetas o organizar un torneo de fútbol.  Siendo así, en una comunidad cuyo objetivo es el aprendizaje, aquellos miembros que ingresan “solamente” para leer los contenido pero no generan un aporte concreto, también están cumpliendo con el objetivo de incorporar información y conocimiento.

El moderador o Community Manager  juega un papel fundamental guiando a los usuarios para que evolucionen  de ser observadores para convertirse en miembros activos de la comunidad. El Modelo de las 4C  de Derek Wenmoth expresa esa evolución hacia la participación en comunidades online:

Otras variables que impactan directamente en la participación son:
  • Escala: una comunidad que requiere un alto grado de participación debería tener como máximo entre 100 y 150 miembros;
  • Diversidad: en grupos grandes, la diversidad es un gran motor de la participación. En grupos chicos, la motivación para contribuir pasa por el sentido de pertenencia y la intimidad;
  • Apertura: ampliar una comunidad hacia redes externas como Facebook o Twitter puede generar mayor participación;
  • Enfoque top-down: la participación de los altos mandos genera la validación y consecuentemente una mayor participación en la comunidad.

Para seguir leyendo: The Psychology of Sharing por The New York Times

 

Dejá una respuesta

*