SITE ODISEO  |  ODISEO MEDIOS  |  FACEBOOK  |  YOUTUBE  |  TWITTER  |  LINKEDIN
El poder de una corteza de mentes interconectada

 

Joseph Henrich realizó una interesante investigación sobre la evolución tecnológica de Tasmania. Tasmania es una isla de la costa del sur de Australia.  El registro arqueológico que existe allí es realmente interesante. Hasta hace unos 10.000 años, la arqueología de Tasmania era igual que la de Australia. Tecnológicamente hasta ese momento ambas poblaciones evolucionaron a la par, pero de repente hace 10.000 años, se produce una recesión. Tasmania se vuelve menos compleja.

Pierden la capacidad de hacer fuego, de elaborar herramientas de hueso, disminuye la tecnología de pesca y la evolución en la construcción de barcos. Tasmania se estanca. Impresiona esta divergencia en dos pueblos que eran genéticamente iguales.

¿Que sucedió?: Tasmania perdió su conexión con el continente de Australia. Estaba unida por una península, pero alrededor por esa época,  el entorno cambió, se volvió más cálido y el Estrecho de Bass se inundó. Por ello Tasmania se separa del resto de Australia y es en ese momento que comienza a tener esta crisis tecnológica.

Según Henrich esto puede demostrar que las sociedades somos como cerebros, en el sentido de que almacenamos la información como un grupo.  Si esto es así, cuando alguien aprende algo nuevo, todos están aprendiendo de la información que posee ese miembro y esa información es pasada a las diferentes personas de la comunidad. Entonces, con poblaciones mas grandes hay más mentes trabajando en soluciones y por ende en poblaciones más grandes hay mayor probabilidad de innovar.

La contra cara,  si el número de mentes que trabajan en el problema se vuelve más pequeña, como sucedió en Tasmania, se puede comenzar a perder información.
La capacidad de innovación depende del tamaño de la población y la interconexión existente. También depende de la capacidad de innovación de sus individuos, pero esto tiene un efecto relativamente pequeño en comparación con el efecto de una buena interconexión y el tamaño de la población.

Un estudio realizado recientemente por Rob Boyd y Michelle Kline sobre las tecnologías de pesca de las diferentes islas de Oceanía demuestra que el tamaño de la isla se relaciona con la complejidad de las herramientas de pesca, y que las islas más grandes tuvieron  tecnologías de pesca más complejas. El estudio demuestra además que no solo el tamaño de la población influye sobre la tecnología, el efecto del contacto o interconexión también es relevante:  Las islas que poseían mayor contacto entre sí, probaron desarrollar herramientas más sofisticadas.

Hoy somos 913 Millones de personas conectadas en Facebook y más de 2.250 personas con acceso a Internet.

Ajustémoslos los cinturones.

Dejá una respuesta

*