SITE ODISEO  |  ODISEO MEDIOS  |  FACEBOOK  |  YOUTUBE  |  TWITTER  |  LINKEDIN
Internet: el sexto lenguaje del hombre

En su libro The Sixth Language: Learning a Living in the Internet Age (2000) Robert Logan destaca el doble carácter del lenguaje como sistema de comunicación y herramienta de información: para este discípulo de Marshall McLuhan que es también  uno de los referentes más destacados de la denominada “ecología de los medios”, el lenguaje es un
organismo vivo que se encuentra en constante evolución, lo que impacta en el funcionamiento cognitivo y social de los seres humanos, es decir, en nuestra manera de producir, transmitir e interpretar el conocimiento.

Tal como McLuhan, su antecesor en la School of Communication de la Universidad de Toronto hizo con la historia de los medios, Logan establece una evolución en la historia de los lenguajes, en la cual cada forma emergió no sólo de la necesidad de comunicar sino también de una manera de procesar información y comprender el mundo.

Los seis idiomas del hombre

En el transcurso de la historia, Logan identifica seis lenguajes: el habla, la escritura, la matemática, la ciencia, la computación e Internet. Sobre la base de exhaustivas investigaciones, enfocadas en el campo de la educación, el científico estadounidense estableció que la escritura y matemática surgieron en el mismo momento —alrededor del año 3000 a.C.— y con la finalidad de que el hombre pudierse llevar un registro para administrar el comercio de bienes agrícolas que comenzaba a realizarse en las ciudades-estado de la antigua Sumeria. El nacimiento de la escritura y la matemática dio lugar a que se crearan las primeras escuelas de la historia, creadas con el propósito de favorecer el desarrollo de competencias vinculadas con estas dos formas de lenguaje, que sucedieron al habla. El cuarto lenguaje, la ciencia, surgió aproximadamente mil años más tarde, como un sistema organizado de conocimiento que introdujo un orden lógico en el incesante flujo de información derivado del avance de la escritura y la matemática.

La computación surgió en el siglo XX como una necesidad de codificar la multiplicidad de conocimientos desarrollados por la ciencia y la tecnología. Internet, el sexto y más reciente lenguaje, fue creado con el objeto de desarrollar habilidades para gestionar la enorme sobrecarga de información generada por la computación y para comunicar estos mensajes a un volumen cada vez mayor de individuos.

 

El lenguaje de la web

Aunque cada lenguaje fue construido sobre la base del anterior y significó una evolución (no sin reveses, avances y retrocesos) caracterizada por diversos patrones comunicacionales. Visto de manera retrospectiva, se observa que el pasaje de un lenguaje a otro se desarrolla en períodos cada vez más cortos: de hecho, la mayoría de los humanos contemporáneos hemos asistido a la aparición y el desarrollo de dos de ellos: la computación e Internet.

Logan sostiene que Internet es el único lenguaje humano que tiene su propia semántica y sintaxis (hipertextos e hipervínculos), y le atribuye cinco características que lo diferencian de sus anteriores: comunicación de ida y vuelta (bidireccionalidad de los mensajes o cambio de rol entre emisor y receptor), fácil acceso a la información (accesibilidad y posibilidad de compartir información en forma masiva), aprendizaje continuo (herramientas en constante estatus de actualización y mejoras), integración (de la audiencias) y comunidad (posibilidad de formar parte de un conjunto de individuos que comparten intereses).

Protagonistas de esta transición, hoy navegamos entre dos dinámicas comunicacionales: la unidireccional o 1.0, y la interactiva o 2.0. Cada una con un paradigma comunicacional diferente y una forma de organizar -y pensar- el mundo que le es propia, y que es preciso conocer para poder interactuar en sus espacios y colaborar en la construcción de un mundo mejor.

Dejá una respuesta

*