SITE ODISEO  |  ODISEO MEDIOS  |  FACEBOOK  |  YOUTUBE  |  TWITTER  |  LINKEDIN

Blog

Presentación en ACDE Joven, La Sustentabilidad en la era de la colaboración


Ayer presenté en la jornada anual de ACDE joven  algunas las ideas presentadas en el libro Redes recientemente publicado en Brasil.

Los objetivos de la charla apuntaban a entender el concepto de sustentabilidad, crear un marco de urgencia que este problema plantea y revisar algunas de las soluciones que van surgiendo en el mundo a partir de ejemplos de personas que encuentran un propósito en su vida: el de modificar modelos y preconceptos para generar cambios paradigmáticos y soluciones inspiradoras.

El marco argumental de la presentación integró lo expuesto en presentaciones anteriores (TEDx y Nike): como la aparición de este nuevo medio puede encaminarnos hacia el desarrollo sustentable. Los cambios que producen las redes sociales en todos los estratos de la sociedad, y fundamentalmente en nuestras vidas cotidianas , afectan nuestro modo de trabajar, comunicarnos, relacionarnos, aprender.

Analizamos el significado del concepto “sustentabilidad” desde distintas perspectivas, pero sobre todo desde la necesidad de tomar conciencia y como “el entender es el 50% de la solución”.

Describí el trabajo que realizamos desde el viaje de Odiseo, nuestra búsqueda de nuevas herramientas de organización cognitiva, aquellas que nos permitan desarrollar soluciones integrales y nuevas formas de  coordinación y cooperación comunitaria.  

Haciendo un paralelismo entre el Titanic y el estudio del Stockholm Resilience Center intenté mostrar  como nuestra especie ha impulsado un período llamado el Antropoceno y  avanza exponencialmente sobre los límites que el planeta posee para sostener la vida.  

El cierre consistió en  demostrar como una nueva generación de jóvenes encuentra en la Red  su modo de organización más adecuado. En este  entramado, sin centro, sin límites precisos, sin jerarquías, logran potenciar su voz y su voluntad y desde allí avanzan sobre la realidad modificándola e impulsando cambios revolucionarios en los actuales modelos.

 

PD: Tocamos algunos temas adicionales durante las P&R,   Peak oil y el impacto económico de una economía post carbono.

Al que le interese le recomiendo este video ( There’s No Tomorrow (peak oil, energy, growth & the future)) como disparador de ideas y debate

 

 

 

Comentar (0)
El posible impacto financiero del último informe del IPCC sobre el cambio climático

El panel intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) confirmó la semana pasada las alarmantes consecuencias del cambio climático.

¿Que debemos rescatar como lo más importante de este reporte? (descarga aquí)

El análisis es similar a lo que  Bill McKibben anticipó con una aterradora ecuación matemática en la Rolling Stones hace un año y lo que John Fullerton del Capital Institute  anticipó en 2011.

El  informe afirma que las emisiones globales de carbono antropogénicas totales no pueden exceder de 1000 GtC02  (un Gigatón es equivalente a 1.000.000.000 toneladas) si se desea que  calentamiento del planeta no aumente más de dos 2 grados centígrados por encima del nivel de la era preindustrial. (1) Esa temperatura es el nivel máximo de aumento posible.  Por encima de ese nivel los científicos afirman que los efectos más peligrosos del cambio climático comenzarían a producirse.

El informe confirma que más de 500 GtC02 ya se han emitido desde el inicio de la Revolución Industrial lo que nos deja un presupuesto de 500 GtC02.

Actualmente el total de las reservas de combustibles fósiles probadas que ya figuran en el balance de las empresas públicas, mas aquellas reportadas por empresas estatales se estiman en 2.795 GtC02.

Esto es cinco veces mayor a lo que podríamos usar, por lo que supone que el 80 por ciento de estas reservas se deben dejar -sin consumir- bajo el suelo. En otras palabras deben mandarse a pérdida.

Fullerton cuantifica el valor de estas reservas de combustibles fósiles en 27 billones de dólares. (U$ 27 trillon).

Este valor ya está contabilizado por el sistema financiero en sus flujos descontados.

Es decir que el 80% de esos recursos energéticos, equivalentes a 20 billones de dólares  (U$ 20 trillon) nunca deberán usarse y deberán quedar bajo tierra: esto equivale a un write off o pérdida de 20 billones de dólares!!

Imaginen el impacto de esto,  si  la reciente crisis financiera del año 2008 se debió al descubrimiento de la imposibilidad de cobrar 2.7 billones de dólares (U$ 2.7 trillion) de préstamos hipotecarios otorgados en los Estados Unidos.

¿Cual entonces será el impacto cuando el mercado financiero global comience a mandar a pérdida activos por una cifra siete veces mayor?

Para tener una idea: El Instituto de Potsdam afirma que las reservas de combustibles fósiles en poder de las 100 mayores empresas públicas del carbón y las 100 mayores empresas públicas de gas y petróleo representan emisiones potenciales de 745 Gt de CO2. Estas empresas tiene un valor combinado de $ 7. 420 billones de dólares a febrero de 2011.

(1) El Instituto de Potsdam hace un calculo similar: calcula que para no exceder un calentamiento de 2 grados centígrados  (con una probabilidad del 20 por ciento) las emisiones globales de carbono para 2000-2050 no pueden exceder de 886 GtC02. Neteando las emisiones de la primera década del siglo esto deja un presupuesto de 565 GtC02 en los próximos 40 años.

 

Leer Mas NYT U.N. Climate Panel Endorses Ceiling on Global Emissions

Comentar (1)
El despertar de Narciso.

Quienes investigamos y experimentamos en la actualidad con las redes sociales y sus posibilidades vislumbramos que comprender y reposicionarse en el nuevo contexto que definen este medio y sus herramientas participativas requiere develar y aprender la nueva lógica dominante. Demanda reconfigurar nuestros esquemas cognitivos. Demanda desarrollar una nueva conciencia y consustanciarse con nuevos valores, que sentarán las bases de una nueva ética.

Desde luego, esto es más sencillo de enunciar que de actuar. Negar la diferencia y tratar de asimilar lo nuevo a lo conocido, intencionalmente o no, parecería la reacción más espontánea y difundida entre los seres humanos. McLuhan describió esta actitud como mirar el presente a través de un “espejo retrovisor” (en inglés, “rear-view mirror”), consistente en conducirnos en los nuevos escenarios como si estuviéramos aún en aquel paisaje conocido —que, de hecho, estamos abandonando—, guiándonos por lo que vemos en el espejo retrovisor en vez de atender a la novedad que tenemos frente a nosotros.

¿En qué situación nos deja esta manera de abordar —o, si se quiere, de resistir— el cambio? En un estado que Marshall McLuhan denominó, parafraseando a Sigmund Freud,  “Narcissus narcosis”, y que provoca que las personas permanezcamos “anestesiadas” respecto de las nuevas realidades, ciegas ante los efectos psíquicos y sociales de las nuevas tecnologías. Se trata, a mi parecer, de la misma narcosis que embriaga a quienes no “escuchan” los mensajes que intercambian los “indignados” de Europa y los Estados Unidos a través de las redes sociales.

El cambio radical en la manera de pensar y concebir el mundo impulsado por los nuevos medios –tal como el broadcasting lo hizo en su momento–, está generando una nueva conciencia en la humanidad. El paradigma de colaboración y las competencias, los hábitos y los valores que este lenguaje promueve están logrando que el hechizo de Narciso comience a romperse.

Sin embargo, la Narcissus narcosis hace que aún sean pocos los que lo perciben. Una vez más la humanidad necesita tomar conciencia de que hemos entrado en una nueva era. Una vez más debemos ocuparnos de comprender el funcionamiento de cada medio para utilizarlo a nuestro favor: dejar de observar y comprender  nuestra realidad a través del “espejo retrovisor” y empezar a mirarla de frente, de acuerdo a una nueva lógica.

Nuestro “espejo retrovisor” todavía refleja una era industrial que ha alcanzado niveles de sobreproducción, de hiperconsumo y de súper explotación de los recursos naturales que están empujando a la humanidad hacia un abismo.

Es hora de que miremos hacia adelante y con compromiso y propósito encaremos el desafío.

Foto vía sundaram
Comentar (0)
Votá qué hay que cambiar para tener un mundo mejor

Mi Mundo es una iniciativa y encuesta puesta en marcha por Naciones Unidas y dirigida a todos los ciudadanos y ciudadanas del mundo. Su objetivo es captar la opinión, prioridades y puntos de vista de la ciudadanía e informar a los líderes mundiales, en el marco de definición de la nueva agenda global de lucha contra la pobreza.
Para eso, se convoca a los ciudadanos de todos los países, géneros y edades a votar (y seleccionar) 6 de objetivos que podrían mejorar nuestras vidas y el futuro de la humanidad, de un listado de 16 opciones.
Las opciones son:

  • Mejores oportunidades de trabajo 
  • Una buena educación 
  • Mejor atención médica 
  • Una alimentación adecuada y a un precio accesible 
  • Medidas de apoyo para quienes no pueden trabajar
  • Acceso a la telefonía e internet 
  • Acceso a agua potable y saneamiento 
  • Acceso a energía fiable en los hogares Protección de bosques, ríos y océanos
  • Medidas para combatir el cambio climático 
  • Un gobierno honesto y receptivo 
  • Libertades políticas 
  • Protección contra el crimen y la violencia 
  • Igualdad entre hombres y mujeres 
  • Protección contra la discriminación y la persecución 
  • Mejores carreteras y servicios de transporte 

A fines de agosto de 2013 los votos contabilizados de 194 países ascendían a 840000. Lo más importante para la ciudadanía global parece ser que es una buena educación.

Si querés votar entrá acá, donde también podés seguir los resultados ordenados por prioridades (y en tiempo real), ver cuántas personas y de qué países votaron como vos y otras cuestiones más.
Las opciones más votadas tendrán incidencia en la comisión de especialistas que finalmente fijará los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2015.

Aunque sea una mera expresión de deseos, el intento vale la pena. También para evaluar personalmente qué es lo que más nos interesa.

 

Comentar (0)
Triple C

Hace unas semanas tuve la posibilidad de ir al Green Film Fest. Se trata de un festival de cine ambiental que se viene haciendo hace 4 años en Buenos Aires. En esta edición, te regalaban una revista del festival y leyendo la carta de Alejandra Cordes, fundadora y directora del GFF, leo una oración que me llamó mucho la atención: “hace 4 años fundamos un festival de cine con una misión muy clara: utilizar el cine como medio para generar conciencia ambiental.” Como directora de cine y fanática de los documentales, creo profundamente que ese es el objetivo del género: generar conciencia (e incomodarte un poco).

Como no iba a tener tiempo para ver las 15 películas que formaban parte de la programación, me propuse ver 3 bien diferentes. Las ganadoras resultaron ser “The Human Scale”, “Sand Wars” y “Trashed: no place for waste”.

  • The Human Scale, de Andreas Dalsgaard. ¿Qué nos pasa cuando miramos para atrás y nos damos cuenta que a partir de los ‘60 las grandes ciudades fueron pensadas para los autos y no para las personas? Esta película nos muestra cómo el diseño de las ciudades modernas repelen la interacción humana y nos invita a tomar conciencia de la necesidad de construir ciudades teniendo en cuenta la inclusión y la intimidad de las personas. El punto de vista es variado, entrevistan arquitectos, pensadores y planeadores urbanos. Lo más interesante es el caso de Christchurch, NZ, donde un terremoto destruyó el centro de la ciudad llevándose memorias e historias que eran parte de la comunidad. Es por eso que el gobierno local propone una solución conjunta: invitar a las personas a que participen de la reconstrucción y que se involucren con el diseño y el desarrollo del nuevo centro de la ciudad. Si pensamos que piden edificios imponentes o grandes calles para evitar el tráfico… Estamos muy equivocados.
  • Sand Wars: sand is the new gold, de Denis Delestrac. ¿Somos conscientes de la importancia que tiene la arena en nuestro día a día? Yo no lo era. Para mi, el mundo tenía arena de sobra y esta película me demostró lo contrario. La arena no sólo es utilizada para la construcción, sino también para fibra óptica, celulares, vidrio, microchips, etc… Esta película nos muestra cómo la arena está siendo extraída sin control alrededor del mundo. Ignoramos por completo el sistema corrupto que se esconde detrás de esta mega industria, las políticas débiles de control, pero lo peor de todo, ignoramos el impacto ambiental que está produciendo.
  • Trashed: no place for waste, de Jeremy Irons. ¿Dónde va toda la basura que generamos? A simple vista esta parece una película que no nos aporta nada nuevo. Sí, generamos mucha basura. Sí, no hay mas lugar donde tirarla. Sí, sabemos esto y sin embargo miramos para otro lado… Pero hay más. Jeremy Irons nos lleva alrededor del mundo para mostrarnos algo que no podemos ignorar: cada año esa montaña de basura crece exponencialmente, hay pedazos de plástico por todo el océano y miles de hectáreas de tierra contaminadas por desperdicios tóxicos que están enterrados. Pero el actor no pierde la esperanza y busca soluciones, nos muestra desde proyectos individuales de basura-cero, hasta ciudades libres de basura como es el caso de San Francisco. De todos modos, esta película es parte de un rompecabezas. Creemos saber o haber visto mucho sobre el tema, pero tristemente cada una nos muestra algo nuevo.

Pero… ¿Qué tiene que ver todo esto con el titulo del post?

Hace unos días estuvimos con Ernesto en Unilever. Fue convocado para dar una charla sobre sustentabilidad en un proyecto interno que se llama “Ideas Lab”. Una de las participantes de este “laboratorio” (lógicamente abrumada por las estadísticas que presentaba Ernesto sobre el tema) preguntó si con esos números valía la pena tener acciones individuales. No podemos negar que somos muchos los que queremos cambiar el impacto que tienen nuestras acciones en el futuro, pero no sabemos como, no nos sentimos capaces o creemos que estamos solos. Por eso propongo la triple C: conocé, compartí, concientizá.

En el Green Film Fest conocí nuevos temas cuyos protagonistas somos todos. Lo comparto, para que juntos tomemos conciencia de lo que estamos haciendo individualmente. No dejo de creer que si colaboramos entre todos, generar un cambio es mas fácil de lo que parece. Y este es mi pequeño espacio para lograrlo. Bienvenidos.

Comentar (2)
Una hora en la nube


Es una tarde fría en la provincia de Buenos Aires, el invierno jugó su último esfuerzo y volvió con temperaturas bajas y una humedad de aljibe.
El día invita a envolver el cuerpo en una manta y la cabeza en un buen libro.
Detrás de la ventana cerrada y un mosquitero rasgado, Sid me mira y cabecea un par de veces. Espera, atento y concentrado y repite el gesto.
¿vamos? …me dice. Su mirada perfora mi conciencia.  Detrás de él un viento helado sacude las ramas y se lleva algunas hojas.
Suspiro y me preparo para la expedición.
Gorro, bufanda, campera de plumas y borsegies…..

Al salir, en la puerta del vecino, un espiral de mangueras y coladores gigantes bloquea la vereda, son del ayudante del piletero que espera que lo levanten.
Esta sentado en el pasto húmedo enfrascado en su teléfono. La gorra de la campera le tapa la cabeza. Me advierte y vuelve a la web.
Sid tíra de la correa y me arrastra trás de los olores del barrio.


Recorremos algunas cuadras, cansado del tironeo lo suelto y corre delante del eco ladridos que se va despertando detrás de los cercos. Fuera de los perros la tarde está desierta por frío y la siesta.
Caminamos casi una hora y cuando la humedad ya se filtra en los huesos pegamos la vuelta.
El joven sigue ahí sentado en la misma posición.
Hace unos años ese chico hubiera pasado la peor tarde su vida, un sábado de frío en una esquina vacía de Boulogne esperando que el patron lo levante, ajeno al mundo y todo lo que supuestamente pasa en otros lugares.
No hoy, está conectado. Y si bien es probable que solo estuvo intercambiando textos y fotos con sus amigos, la conectividad y la nube  le permiten algo que hace años nunca podríamos haber imaginado.

Durante esa hora este joven  podría:

A) Haber tomado tres cursos en Khan Academy, (La revolución FrancesaRoma Antigua y una clase de programación en Python)

B) Seguido parte de curso de creatividad en  la Universidad de Méjico.

C) La primera Clase Introducción a Ciencias Computacionales de la Universidad de  MIT

D) o simplemente ver un capitulo de su serie preferida

Hoy sus opciones son infinitas, con poco de imaginación, entre pileta y pileta, este joven tiene la posibilidad de construirse otro futuro, para él y quizás para todos nosotros.

Comentar (0)

Empresa 2.0 »

La hora de la colaboración: redes empresariales, innovación y gestión del conocimiento

¿Alguna vez sentiste que en tu trabajo no te enterás de la información clave a tiempo? ¿Que las ...

Inteligencia colectiva »

Votá qué hay que cambiar para tener un mundo mejor

Mi Mundo es una iniciativa y encuesta puesta en marcha por Naciones Unidas y dirigida a todos los ci...

Arte y Cultura »

Reciclamos bolsas de papel!

Recientemente, tuve la oportunidad de visitar la localidad cordobesa “La Cumbrecita” y a...

Ecología »

Votá qué hay que cambiar para tener un mundo mejor

Mi Mundo es una iniciativa y encuesta puesta en marcha por Naciones Unidas y dirigida a todos los ci...

Emprendedores sociales »

Triple C

Hace unas semanas tuve la posibilidad de ir al Green Film Fest. Se trata de un festival de cine ambi...